Que la ansiedad no te gane la batalla

Después de todo este tiempo, uno supondría que ya habríamos encontrado una cura para la ansiedad. Pero, por desgracia, no existe una forma mágica de superar el miedo a hablar en público o el estrés por los exámenes. Sin embargo, hay cosas que puedes hacer para controlar tu ansiedad y evitar que te abrume. Es normal que te sientas ansioso ante un examen o un próximo discurso, pero si te encuentras paralizado por la ansiedad casi a diario, algo tiene que cambiar. Estos consejos te ayudarán a mantener el control cuando la ansiedad amenace con arrebatártelo de nuevo.

Respira para relajarte

El primer paso para afrontar la ansiedad es respirar. Cuando estamos ansiosos, nuestro cuerpo produce más dióxido de carbono y menos oxígeno de lo habitual, lo que puede hacer que nos sintamos aturdidos y mareados. La respiración profunda -inhalar durante tres segundos, mantener la respiración durante un segundo y luego exhalar durante tres segundos- lleva más oxígeno al cerebro, lo que te ayuda a sentirte más enraizado y en control. La respiración profunda es una técnica de relajación que puede ayudar a calmar el cuerpo y la mente cuando uno se siente ansioso. Consiste en hacer respiraciones largas y controladas por la boca, normalmente durante unos minutos. Si tienes tiempo antes de un acontecimiento importante, como un examen o una presentación, intenta practicar la respiración profunda en casa. Esto te ayudará a sentirte cómodo con la técnica para poder utilizarla cuando más la necesites.

Ejercicio para pensar en otra cosa

El ejercicio es una de las mejores formas de reducir la ansiedad. Y como suele recomendarse en momentos de mucho estrés, quizá te preguntes cómo puede el ejercicio reducir realmente la ansiedad. Puede pensar que le hará sentir más ansiedad, pero es todo lo contrario. Cuando haces ejercicio, tu cuerpo produce endorfinas. Estas hormonas pueden ayudar a reducir sus niveles de estrés, mejorar su estado de ánimo y disminuir la ansiedad. Las endorfinas también son responsables del «subidón del corredor» que muchas personas experimentan después de hacer ejercicio. Pueden hacer que te sientas más feliz y menos ansioso, por lo que ir al gimnasio o dar un paseo puede ser una gran manera de reducir la ansiedad. El ejercicio también puede ayudarte a dormir mejor, lo que puede ayudarte a controlar mejor tu ansiedad. Así que, tanto si decides salir a correr como si tomas una clase de yoga, hacer ejercicio puede ser una gran manera de reducir la ansiedad.

Habla con alguien sobre cómo te sientes.

Hablar con alguien puede ayudarte a desahogar lo que te preocupa y a reducir tu ansiedad. Puedes hablar con un amigo, un familiar o un profesional capacitado para tratar estos temas. También puedes escribir lo que te preocupa: un compromiso de hablar en público, un examen importante, etc. Aunque escribir puede ser útil, también es bueno hablar de tus ansiedades con otros para poder procesarlas con otra persona. Esto puede ayudarte a sentirte menos solo, menos avergonzado y con más control. También puede ayudarte a manejar tu ansiedad de forma más eficaz. Si no te sientes cómodo hablando con alguien conocido, la terapia online también es una opción. Esto es especialmente útil si no tienes a nadie con quien hablar de cómo te sientes. Un terapeuta online puede ayudarte a resolver tus problemas y a reducir tu ansiedad.

Saber que se acabará.

Cuando te sientes ansioso, tiendes a creer que la sensación nunca terminará. Sin embargo, es importante recordar que la ansiedad es temporal. Es un estado del ser, no una condición permanente. Cuando te encuentras en una situación de estrés, tu cuerpo produce hormonas que pueden hacer que te sientas ansioso. Por sí solas, estas hormonas son realmente útiles. Pueden ayudarte a responder más rápidamente a las situaciones de peligro y a prepararte para actuar. Pero si experimentas constantemente altos niveles de ansiedad sin razón aparente, es el momento de hacer algo al respecto.

Prueba una técnica de control de la ansiedad.

Si la respiración profunda y el ejercicio no te funcionan, hay muchas otras formas de tratar la ansiedad. La terapia cognitivo-conductual es una de las técnicas de control de la ansiedad más comunes. Es un tipo de terapia que te ayuda a reconocer y corregir los patrones de pensamiento negativos que pueden contribuir a tu ansiedad. El terapeuta te ayuda a aprender a identificar y cambiar los pensamientos y sentimientos inútiles, como la ansiedad, que provienen de una visión distorsionada de ti mismo y de tu entorno. También existen técnicas de relajación que pueden ayudarte a controlar la ansiedad. La relajación muscular progresiva consiste en tensar y relajar diferentes partes del cuerpo. Los estudios demuestran que esta técnica puede reducir la sensación de estrés y ansiedad. De nuevo, es importante encontrar lo que funciona para ti y utilizarlo antes del evento. Esto te ayudará a evitar un ataque de pánico de última hora.

Encuentra lo que te funciona y úsalo antes del evento.

Si sabes que una determinada situación te provocará ansiedad, puedes empezar a prepararte para ella de antemano. – Visualización. Visualizarte dando el discurso o haciendo el examen puede ayudarte a relajarte y a sentirte más preparado. Esta visualización puede ayudar a calmar los nervios y la ansiedad. También puede darte confianza en que puedes tener éxito. – Meditación. La meditación también puede ayudarte a sentirte más preparado y a reducir tu ansiedad antes de un evento. También puede ayudarte a relajarte mientras haces el examen o hablas. – Escribir un diario. Escribir un diario puede ayudarte a sacar tus pensamientos y sentimientos de tu cabeza y ponerlos por escrito. Puede ser una buena forma de reducir la ansiedad antes de un evento. – Dieta. Llevar una dieta saludable puede ayudarte a sentirte más preparado. También puede ayudar a su salud general y a calmar sus nervios.

Conclusión

La ansiedad puede ser debilitante cuando se apodera de tu vida. Puede impedirte alcanzar tus objetivos y seguir tus sueños. Pero con un poco de esfuerzo, puedes superar tus miedos y vivir una vida más feliz y satisfactoria. Hay muchas maneras de afrontar la ansiedad. Lo más importante es hacer algo cuando te sientas ansioso. No dejes que la ansiedad gane la batalla. Te ayudamos a gestionarla mucho mejor, contacta con nosotros para una cita

¿ Quieres pedir una cita?